La Terapia

Para empezar una terapia es importante aportar cierta información durante la primera sesión: si hay una patología la información médica y, si es posible, traer un genograma, es decir, fechas y nombres de, como mínimo, hasta nuestros abuelos. En esta primera sesión se hará el encuadre terapéutico explicando la duración y en que consiste la terapia.

En este tipo de terapia se trabaja desde las sensaciones corporales. Esto es porque a nivel consciente nos podemos contar muchas historias influenciadas por nuestras creencias, pero precisamente porque lo que queremos es trabajar desde el inconsciente es muy importante hacerlo desde el registro corporal. Con la hipnosis Ericksoniana no se alcanza un estado totalmente inconsciente pero sí que, a través de la sensaciones, se accede a una información que esta guardada en el inconsciente. Desde allí es desde donde se realiza la terapia y desde donde se llega a la sanación y el cambio.

El tiempo de la duración de la terapia es muy importante. Vivimos en el siglo de la inmediatez, pero con una terapia no funciona así. En lo que consiste la terapia es en ir a buscar el momento donde se inicia la patología, para ir hacia atrás y encontrar el programa que ha hecho que a nivel de psique-cerebro-órgano tú hayas impactado en ese órgano y no en otro. Vamos a buscar la respuesta hacia atrás, donde se origina, ya que una patología es una respuesta que hace tu cuerpo a algo que te ha sucedido. Se trata de ir a buscar el origen emocional vinculado a esa patología. La terapia consiste en que el terapeuta te pueda acompañar a encontrar ese momento para encontrar la solución, una nueva solución de adaptación. La enfermedad no es ningún ente maligno que venga desde fuera a encontrarnos, sino que es nuestra bilogía adaptándose a una situación de estrés, creando esa patología. ¿Por qué esa patología y no otra? Porque esa patología está viviendo de como yo he vivido ese conflicto. Como cada uno vive los conflictos a su manera, es muy importante trabajar con las creencias de cada persona. Las creencias las tenemos a partir de donde hemos nacido, de nuestro clan familiar y de cómo estamos en  el mundo.